Make your own free website on Tripod.com
 
 Silvia Rexach
 
Alma adentro 
 
Triste caravana de recuerdos
por mi mente ha pasado
rastro de nostalgia que ha
dejado un amor ya fracasado.

Ojos que te buscan aun sabiendo
que no estarás a mi lado
ojos que suplican que un
milagro te devuelva a mis brazos.

Que dificil es entrar de lleno
a una vida sin encantos,
donde ni la pena puede ahogarse
en la inmensidad de un llanto.

Y de noche,
mi corazón despacio
presentirá tu imagen
perdida en el espacio.

Y de noche,
mi corazón te nombra
al presentir tu imagen
vagando entre las sombras,
triste maldición.


Y  ENTONCES
 

Recuerda que tan sólo de verme tú temblabas...
Si me quisiste así, pobre de ti
si es que ahora tratas de olvidar...
Se ve que no conoces,
que poco tu has vivido.

Te advierto que es difícil y muy lento
ese proceso de olvidar...

Y aunque un aparente olvido a ti te asombre
dime qué harás cuando alguien
sin querer me nombre
y esa lluvia de recuerdos
caiga en tu alma otra vez

Y entonces...

Si al comenzar el día
rehusas recordarme
Ay, pobre de tus noches
si las usas
para olvidarte de mí...



 

Mi versión

Tantos que dicen tener un pasado
y tantos que creen que el amor han logrado.
Pero al definir el amor
es dificil la ecuación,
Todos tenemos que dar
nuestra propia versión.

Hay variedad de opiniones,
mil definiciones, de lo que es amor.
Pero yo que he amado tanto
el derecho tengo a mi propia versión

Es vibración que en el alma comienza
y se extiende tanto
que ya ni se piensa.
No se piensa en el deber,
ni se piensa en el honor,
es el instinto creador
pues sólo somos dos.
 



 

Nave sin rumbo
 

Es mi corazón
una nave en el turbulento mar,
desafiando la fuerte tempestad
de eso que llaman amor.
Tú, lobo de mar,
hacia dónde esta nave haz de llevar,
sin preocuparte apenas
que rumbo tomaremos.

Dime capitán,
tú que conoces las aguas de este mar,
si después de pasar la tempestad
quedará sobre la calma
un inmenso vacío entre mis brazos,
o tal vez un corazón...
 hecho pedazos.



 

Olas y Arena

Soy la arena,
que en la playa está tendida
envidiando otras arenas,
que le quedan cerca al mar,
eres tú la inmensa ola
que al venir casi me toca,
pero luego te devuelves
hacia atrás.

Las veces,
que te derramas sobres arena humedecida
ya creyendo que otra vez me tocarás,
al llegarme tan cerquita
pero luego te me escondes
y te pierdes en la inmensidad del mar.

Soy la arena que la ola nunca toca
y que en la playa tendida
vive sola su penar.
Eres ola,
que te envuelves en la bruma
y te disuelves en la espuma
alejándoteme mas...
 

 [ Regresar ]