Make your own free website on Tripod.com
 
CONFORMIDAD
Por encontrar la dicha, que en el suelo
tal como la soñó nadie ha encontrado,
lucha el hombre en el mundo exasperado
y empeña y gasta su incesante anhelo.
Si algo logra alcanzar tras su desvelo,
es hacerse a su vez mas desgraciado,
matar la fe, vivir desengañado
y por inclemencia apostrofar el cielo.
¿Y qué es lo que pretende?... ¿En qué grandeza
finca la dicha y sueña la fortuna?
¿En el mando?.., ¿en la gloria?.., ¿en la riqueza?..
¡Oh triple agitación, lucha importuna!...
¡Feliz aquel que sabe de tristeza
que no hay más dicha que no ansiar ninguna!
(J.A. Soffia)
 

POEMA 20
 
     Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
     Escribir, por ejemplo: "La noche está estrellada,
     y tiritan, azules, los astros, a lo lejos".
     El viento de la noche gira en el cielo y canta.
     Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
     Yo la quise, y a veces ella también me quiso.
     En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
     La besé tantas veces bajo el cielo infinito.
     Ella me quiso, a veces yo también la quería.
     Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.
     Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
     Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
     Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
     Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.
     Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
     La noche está estrellada y ella no está conmigo.
     Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
     Mi alma no se contenta con haberla perdido.
     Como para acercarla mi mirada la busca.
     Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.
     La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
     Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.
     Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
     Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.
     De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
     Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.
     Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
     Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.
     Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
     mi alma no se contenta con haberla perdido.
     Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
     y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.
(Pablo Neruda)
 

 
Yo voy soñando caminos
 
Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!...
¿A dónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero...
-la tarde cayendo está-.
"En el corazón tenía
la espina de una pasión;
logré arrancármela un día:
ya no siento el corazón".
Y todo el campo un momento
se queda mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río.
La tarde más se oscurece;
y el camino que serpea
y débilmente blanquea
se enturbia y desaparece.
Mi cantar vuelve a plañir:
"Aguda espina dorada,
quien te pudiera sentir
en el corazón clavada".
.(Antonio Machado)
 

 
Volveran las oscuras golondrínas..
 
        Volverán las oscuras golondrinas
        en tu balcón sus nidos a colgar,
        y otras vez con el ala a sus cristales
        jugando llamarán.
        Pero aquellas que el vuelo refrenaban
        tu hermosura y mi dicha al contemplar,
        aquellas que aprendieron nuestros nombres...
        ésas... ¡no volverán !
        Volverán las tupidas madreselvas
        de tu jardín las tapias a escalar,
        y otra vez en la tarde, aun más hermosas,
        sus flores se abrirán.
        Pero aquellas cuajadas de rocío,
        cuyas gotas mirábamos temblar
        y caer, como lágrimas del día...,
        ésas... ¡no volverán !
        Volverán del amor en tus oídos
        las palabras ardientes a sonar;
        tu corazón de su profundo sueño
        tal vez despertará.
        Pero mudo y absorto y de rodillas,
        como se adora a Dios ante su altar,
        como yo te he querido..., desengáñate,
        ¡ así no te querrán !
(Gustavo Adolfo Bécquer)

 
 
Regresar
SIGUIENTE