Make your own free website on Tripod.com
 
 
                         Poema del Domingo Triste
 
                    Este domingo triste, pienso en ti
                    dulcemente
                    y mi vieja mentira de olvido ya no
                    miente.
                    La soledad a veces es peor castigo,
                    ah, ¡pero qué alegre todo si estuvieras
                    conmigo!
                    Entonces no querría mirar las nubes
                    grises
                    formando extraños mapas de
                    imposibles países
                    y el monótono ruido del agua no sería
                    el motivo secreto de mi melancolía.
                    Este domingo triste nace de algo que es
                    mío,
                    que quizás es tu ausencia y quizás es
                    mi hastío,
                    mientras corren las aguas por la calle
                    en declive
                    y el corazón se muere de un ensueño
                    que vive.
                    La tarde pide un poco de sol, como un
                    mendigo,
                    y acaso hubiera sol si estuvieras
                    conmigo,
                    y tendría la tarde, fragantemente muda,
                    el ingenuo impudor de una niña
                    desnuda.
                    Si estuvieras conmigo, amor que no
                    volviste.
                    Oh, ¡que alegre me sería este domingo
                    triste!